17 Nov El precio justo de un buen clima

 

 

Artículo en la revista # 177 del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña

 

La climatización es uno de los capítulos de consumo energético que genera más gasto y un factor muy importante en la percepción de confort en un espacio abierto al público. Encontrar el equilibrio entre confort y ahorro es especialmente delicado cuando se trata de climatizar consultas y clínicas dentales

El coste de no hacer nada

El funcionamiento de los equipos de climatización y nuestras necesidades no siempre van de la mano.

Por un lado, encontramos sistemas mal dimensionados respecto a las condiciones del edificio: orientación, aislamiento, superficie de los espacios, usos… Por otra, instalaciones con deficiencias de funcionamiento o que simplemente no aprovechan todas las prestaciones de programación también son una fuente de gasto innecesario ya menudo generan incomodidades.

Por ejemplo, el consumo nocturno de los equipos de clima puede suponer un consumo de entre 10-15 euros diarios, generando un gasto innecesario de cerca de 1500 euros al final del invierno.

¿Por dónde empezamos?
En primer lugar, hay que verificar el estado de mantenimiento de la instalación, comprobando, por ejemplo, el aislamiento de tuberías y el estado de los filtros.

A partir de aquí, la optimización del sistema de climatización debería comenzar siempre por conocer las necesidades de climatización de cada sala según los horarios y la actividad que se lleva a cabo, así como de sus condiciones en cuanto a superficie, existencia de equipos que emitan calor y aislamiento del exterior.

En un mismo local, podemos encontrar estancias muy expuestas al clima exterior, como la zona de recepción, y otros con una gran “densidad” de equipos electrónicos, como el interior de un box.

Medidas de ahorro
Una vez se han analizado las pautas de consumo y se han contrastado con las necesidades reales del consultorio, podemos determinar qué medidas tendrán más incidencia en el gasto energético, como ajustar la programación de los equipos y establecer un sistema de alertas que permita corregir las incidencias.

Los ahorros conseguidos nos pueden permitir renovar aquellas instalaciones amortizadas, con bajo rendimiento y altos costes de consumo y mantenimiento, con un sistema de clima nuevo y eficiente que nos ofrecerá confort y ahorros durante mucho tiempo.

Un caso práctico
Buscando de gestionar sus recursos de manera eficiente, el COEC apostó por la gestión energética en el edificio de su sede principal en Barcelona.

La orientación norte-sur del edificio del COEC, que supone una alta exposición al sol, y el hecho de que no se estaban utilizando al máximo las prestaciones del equipo de climatización eran fuente de malestar entre los usuarios.

 

La monitorización en tiempo real del sistema de aire acondicionado y la instalación de una sonda de temperatura exterior permitieron calcular el potencial de ahorro, aportando los datos necesarios para optimizar las temperaturas de referencia en cada zona y determinar los horarios de arranque y parada en función del uso del edificio, las condiciones exteriores y la estación del año.

El proyecto incluía medidas importantes en otros grupos de consumo, como la iluminación. En conjunto, la gestión energética en el edificio permitió ahorros importantes el primer año equivalentes a un 25% de su gasto energético.



JustaEnergía utiliza en este sitio cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando, usted asume la aceptacion de nuestra política de cookies. Más información.

Aceptar
Aviso de cookies